Antitorneo de fútbol sala

Desde pequeñes nos enseñan a ser competitives, para ser la mejor
máquina de producción posible y esto lo llevamos también a nuestro ocio,
como es echar un partido entre amigues. Con estos partidos como con la
donación de comida queremos luchar contra todo esto, luchar contra ese
individualismo egoísta y esta competencia.

Por tanto, no habrá arbitraje, puntuación final etc. No se permitirán
actitudes machistas, autoritarias, homófobas, transfobas, racistas…

Los equipos serán de 5 personas y se jugarán dos partes de 20 minutos.
Aprovecharemos también para aceptar donaciones de legumbres, arroz,
pasta vegetal… que destinaremos a personas necesitadas. Además, al medio
día quien quiera puede traer comida vegana y comeremos todes juntes.

Todo esto será el sábado 9 de Septiembre en las pistas de la parada de Sagunt en Marxalenes y para participar solo tenéis que enviarnos un correo a antitorneomarxalenes@gmail.com

WhatsApp Image 2017-09-01 at 02.35.31

Anuncios

[28-Jul] Cafeta Antirepressiva (Cnt-AIT Camp de Morvedre)

Els companys de la Cnt-AIT Camp de Morvedre organitzen una kafeta per ajudar al nostre company Ivan. Estarem allí per contar la situació que està visquent.

El seu blog:
https://cntsagunt.wordpress.com/2017/07/17/28-jul-cafeta-antirepressiva/

https://www.facebook.com/events/414164322318151/?acontext=%7B%22action_history%22%3A%22%5B%7B%5C%22surface%5C%22%3A%5C%22page%5C%22%2C%5C%22mechanism%5C%22%3A%5C%22page_upcoming_events_card%5C%22%2C%5C%22extra_data%5C%22%3A%5B%5D%7D%5D%22%2C%22has_source%22%3Atrue%7D

20139598_1601200416557200_1477298590218073653_n

Concentración en memoria de Valentín González, 25 de Junio

Reciclamos el texto que escribimos el año pasado para la concentración de Valentín Gónzalez, este año volveremos a estar allí:

25 de junio a las 12h en Abastos. Concentración en memoria de Valentín González.
Valentín González (1958-1979)

Hoy, 25 de junio, se celebra el aniversario del asesinato de nuestro compañero anarquista Valentín González a manos de un policía. A la edad de 20 años, estando en una huelga pacífica, la policía decidió cargar a pesar de la legalidad de la huelga, causando la muerte de nuestro compañero por un disparo de una pelota de goma a bocajarro. Valentín intentaba salvar a su padre de los golpes que este estaba recibiendo de los “encargados de mantener el orden público” cuando recibió el disparo. A los dos días, con el entierro de Valentín se convocó una huelga general, a la que asistieron 300.000 personas.
Hoy en día podemos escuchar a gente diciendo que la represión no es tan dura como antes, que la policía no actúa como lo hacía en aquellos años… Pero la realidad es que quien no actúa como antes somos nosotres, la clase obrera. Ya hemos visto que cuando la manifestación se sale del pasacalles habitual, los “encargados de mantener el orden y la paz” vuelven a convertirse en los grises que asesinaron a nuestro compañero. Que eso no se vea cada día es debido a que simplemente nos dedicamos a pasearnos por la ciudad sin causar con ello ningún tipo de repercusión, nos tienen controlades y dormides. También cabe mencionar que, aunque la violencia policial no esté presente en las huelgas y manifestaciones que se realizan actualmente debido a su carácter pacífico, la represión no ha menguado, puesto que nos mantienen a raya infundiéndonos miedo con multas económicas que en muchas ocasiones no somos de pagar y con la amenaza de la pérdida de nuestra libertad, es decir, la prisión.
Todo aquello por lo que luchamos hace años lo estamos perdiendo ahora, poco a poco nos lo van quitando. No somos capaces de ver esto, y si lo vemos consiguen callarnos y que se nos olvide. Han aprendido a guiarnos por donde elles quieren. Pero desde aquí queremos decir que esto se acabó. Hoy, el día que recordamos a alguien que luchó, a alguien que no quiso aguantar más, decimos que hemos despertado, que las Juventudes Libertarias se mantienen vivas y plenamente conscientes, y que ayudaremos a despertar a toda esa gente que sigue en el sueño del que nos tienen preses.
Despierta, compañere, y lucha. Ni te conformes, ni te rindas. Por Valentín, por los que lucharon, luchan y lucharán. Mantengamos su recuerdo vivo.

_________________________________________________________________
Hui, 25 de juny, se celebra l’aniversari de l’assassinat del nostre company anarquista Valentín González a les mans d’un policia. A l’edat de 20 anys, en una vaga pacífica, la policia va decidir carregar malgrat la legalitat de la vaga, causant la mort del nostre company per un tret d’una pilota de goma a boca de canó. Valentín intentava salvar al seu pare dels cops que estava rebent dels “encarregats de mantindre l’ordre públic” quan va rebre el tret. Dos dies després, amb l’enterrament de Valentín, es va convocar una vaga general, a la qual van assistir 300.000 persones.
Actualment, podem escoltar dir que la repressió no és tan dura com abans, que la policia no actua com ho feia en aquells anys… Però la realitat és que qui no actua com abans som nosaltres, la classe obrera. Ja hem vist que quan la manifestació no és el passacarrers habitual, els “encarregats de mantindre l’ordre i la pau” tornen a convertir-se en els grisos que assassinaren el nostre company. Si açò no es veu cada dia és perquè simplement ens dediquem a passejar-nos per la ciutat sense causar cap tipus de repercussió, ens tenen controlades i dormides. També cal dir que, encara que la violència policial no estiga present a les vagues i manifestacions que es realitzen actualment pel seu caràcter pafícic, la repressió no ha disminuït, ja que ens mantenen a ratlla infonent-nos por amb multes econòmiques que en moltes ocasions no podem pagar i amb l’amenaça de la pèrdua de la nostra llibertat, és a dir, la presó.
Tot allò per lo que vam lluitar fa anys ho estem perdent ara, poc a poc ens ho van llevant. No som capaces de vore açò, i si ho veiem aconsegueixen callar-nos i que ho oblidem. Han après a guiar-nos per on elles volen. Però des d’ací volem dir que tot açò ja s’ha acabat. Hui, el dia que recordem a una persona que va lluitar, que no va voler aguantar més, diem que hem despertat, que les Joventuts Llibertàries es mantenen vives i plenament conscients, i que ajudarem a despertar a totes aquelles persones que segueixen en el somni del qual ens tenen preses.
Desperta, company/a, i lluita. Ni et conformes, ni et rendisques. Per Valentín, pels que lluitaren, lluiten i lluitaran. Mantinguem viu el seu record.

• 25 de juny a les 12h a Abastos. Concentració en en memòria de Valentín González.

Sentencia a nuestras compañeras acusadas de atacar PaxBank en Aachen

Nos llega esta información:

“Hoy, 7 de junio del 2017, el juez ha emitido la sentencia sobre el caso contra nuestras compañeras acusadas de atacar una sucursal de PaxBank en Aachen en el 2014. Si bien el compañero ha salido en libertad, nuestra hermana y compañera ha sido condenada a siete años y medio de prisión. Lo que ha quedado muy claro tras esta sentencia es que se ha querido condenar no solo los hechos en sí, sino las ideas, nuestras ideas anarquistas, la solidaridad y la actitud no colaboradora con el Poder.
Pese a su intención de golpear y reprimir nuestras ideas y nuestras prácticas anarquistas nosotras seguimos y seguiremos orgullosas y convencidas de quienes somos y por que luchamos.
Así lo hemos demostrado con nuestros gritos de rabia y solidaridad en la sala, igual que nuestra compañera con la dignidad, la cabeza y el puño en alto con que nos ha saludado cuando se la llevaban y con el desprecio a la sala con todo lo que significa: que esta tormenta de rabia, odio y amor por la compañera sople fuerte y se extienda por todo este maldito mundo.
Sin libertad para nuestras compañeras, guerra a nuestros enemigos.

Algunas Anarquistas solidarias.

Manifestación en Barcelona a las 20h en plça. Lesseps.

¡Viva la Anarquía!”

Agresión a una compañera

En las pasadas fiestas de Sant Joan 2015, fue agredida una compañera por su ex-“rollo” Albert Carbó, supuesto compañero y guitarrista del grupo “Mike el pollo sin Kabeza”. Este individuo pasó las noches del 21, 22 y 23 de junio en casa de la chica. La agresión sucedió el día 22, cuando la compañera pidió volver a su casa para poder descansar, ya que el agresor había comprado diferentes bebidas alcohólicas que se bebieron entre les dos, por lo que acabó muy borracha.

Una vez en su casa, solo recuerda flash-backs traumatizantes, donde el agresor se ponía un preservativo y decía que no le iba bien, pero aun así intentó penetrarla sin éxito -pues ella no quería-. Le dijo repetidas veces llorando que parara, pero él siguió con los dedos secos. Ella nunca había tenido relaciones sexuales, ni era algo que le llamara la atención. Recuerda dolor, mucho dolor, e intentar quitárselo de encima. Él acabó por cansarse de intentarlo, ella seguía llorando, hasta que finalmente se quedó dormida.

La mañana siguiente se despertó en bragas y sujetador, llegó a estar desnuda completamente, aunque no es algo que recuerde muy bien. Al despertarse seguía llorando, temblando, y con un fuerte dolor en el útero. Bajó a la habitación de abajo, ya que no quería estar cerca de su agresor, sentía repulsión hacia él y solo quería que se fuera de su casa. Al ir a mear, notó que le había desgarrado al intentarlo con los dedos. Como no quería que sus neidres se diesen cuenta de lo ocurrido, por puro terror, volvió a la casa donde había pasado la noche con su agresor. Allí él bajó, fingiendo despreocupación e intentó hacerle creer que la noche anterior le había pedido que “follaran”. Al principio al escuchar eso se quedó descolocada, iba borracha, pero se acordaba de cosas y sabía perfectamente que no le había pedido tal cosa. Le dolía todo y tenía un malestar tanto psicológico como físico. Él sacó el móvil y le dijo a una señora que habían mantenido relaciones sexuales y que ella se encontraba mal. Le comentó que la mujer le había dicho que era algo normal y que le comprara unas pastillas. No recuerda el nombre de estas, y aunque él insistiera, se negó a tomarlas.

Al día siguiente, ella quedó con unas amigas para pasar la noche juntas. Ellas irían a dormir a su casa, y así podría sentirse más segura. No fue hasta la noche, que al ver a sus amigas, no aguantó más y se puso a llorar. Él, al verlo, antes de que pudiera explicarles lo sucedido a sus amigas, se puso a  llorar victimizándose, dos de ellas fueron a consolarle. Él les contó a sus amigas versiones diferentes de lo sucedido, a la agredida le había dicho y siguió diciéndole que directamente ella había dicho que “follaran”, a otra amiga le dijo que a él le parecía que le apetecía, y a la tercera que él no sabía que ella no quería. Ella solo le decía a sus amigas que quería que se marchara, posteriormente vinieron victimizaciones como: ” Yo no lo he hecho queriendo”, “yo no sabía”, “ahora me odia”, “quiere que me vaya”, “estoy enamorado”…

Un rato más tarde ocurrió que su amiga llamó a la compañera para que fuese corriendo porque Albert, su agresor, había perdido los papeles. Su supuesta amiga le había dicho que estaba jugando con él. Este al oírlo empezó a golpear a la gente del concierto -a unes llegó a tirarles una valla de seguridad- y luego se puso a llorar y a dar patadas a una pared, por lo que se lesionó el pie. La compañera fue a ver que pasaba, y se encontró con la escena de su agresor en el suelo llorando y contándole a la gente que ella jugaba con él. A partir de ese momento, ella pasó de ser víctima a maltratadora.

Le pidió ir a su casa, ya que le dolía el pie. Tuvo que dejar el concierto para quedarse con su agresor -soles en casa- de nuevo. Antes de llegar, le pidió que diesen una vuelta, hasta que llegaron a un parque. Ese día se había dejado llevar por lo que la habían dicho todes (que disfrutara de la fiesta) por lo que bebió. Allí él le insistió en numerosas ocasiones que le apetecía masturbarle, a lo que ella se negó repetidas veces. De nuevo el agresor acabó saliéndose con la suya,- masturbándole contra su voluntad-. Después de eso acabaron por volver a casa.
A partir de la agresión, que fue en junio, estuvo durante 3-4 periodos menstruales pensando que estaba embarazada. Aunque le bajara la regla, había algo que le hacía seguir convencida de ello, y solo al cabo de unos meses logró aceptar que no estaba embarazada. Les que la rodeaban temían que tuviese un embarazo psicológico, pues sentía muchos síntomas que eran producto de su miedo. Dejó de hablar con sus amigas y empezó la que sería una época de maltrato psicológico continuo.

Él desde siempre le había pedido el ser algo más: quería una relación mono-romántica a la que ella se negó. En una ocasión fueron a las fiestas de Santa Tecla, en Tarragona, donde le insistió varias veces en tener una relación. Ella seguía negándose, así que intentó persuadirla tirándose por un precipicio que da a la carretera fingiendo que se suicidaba.

Más tarde, después de pensarlo mucho, decidió pedirle que se dieran un tiempo, ya que notaba que no tenía una conducta demasiado sana y había creado una dependencia y obsesión muy grande hacia ella. De nuevo, al oír eso, intentó fingir un suicidio para tratar de coaccionarla y que accediese a ser su pareja. Esta vez no pudo pararle, simplemente se lanzó contra la valla del precipicio con el propósito de crearle un sentimiento de culpabilidad, al no acceder a lo que él quería. Un tiempo después, dándose cuenta de que esa situación no podía seguir así, decidió volver a proponerle darse un tiempo, el cual finalmente aceptó.

En ese tiempo se dedicó a hablar mal de ella y a juntarse con amigues que tenían en común. Empezó a salir con Juls, una amiga suya de Barcelona. Entre su supuesta amiga y él empezaron a hablar mal de la compañera con otra gente, intentando poner a personas en su contra, todo esto junto a Carla, la hermana melliza de su amiga y Marc, de Godella. Un día, por un grupo de whatsapp donde se encontraba la víctima, su agresor y todes les que le defendían, aparte de otra gente, salió un debate donde la compañera dio su opinión, y empezaron a meterse con ella entre la supuesta amiga y pareja de su agresor, su agresor y el valenciano. La chica le dijo que nadie le había pedido opinión y se empezaron a pelear, entonces salió el chico valenciano diciéndole que se fuera del grupo, además de amenazas y insultos como: “Eres peor que un nazi”, “Si estuvieses aquí te daría una hostia a mano abierta, pero merece más la pena darle a un nazi que a ti”, “Ni se te ocurra pisar Valencia”, “Te espero con la mano así abierta”… Empezaron a burlarse de ella. La chica que había sido su amiga usó para dañarle una mala época de su vida, en la que fue bulímica, con una frase típica que en aquel tiempo decía la compañera, frase que contó a su agresor antes de la agresión: “No como que me engordo”.

Esta supuesta amiga y compañera feminista, empezó a decirle que maltrataba a su agresor y que si se quería suicidar fue por su culpa, que se suicidara ella, etc. Finalmente, le chique que la ayudó desde el principio a superar y a reaccionar a la agresión, tras pedir que pararan de discutir, borró el grupo. Ella compartía otro grupo donde el chico valenciano le sacó diciendo que era necesario sacar “la mierda” del grupo. A partir de ahí dieron una versión muy diferente de la realidad a las personas que les rodeaban. La chica que salía con su agresor en ese momento escribió a su actual compañere (le misme chique que le ayudó), diciéndole que la dejara porque era una maltratadora, manipuladora y celosa.

Ahí acabó todo por un tiempo, hasta que su agresor le escribió por whatssap de nuevo, diciéndole que lo había dejado con la chica. Empezó a contarle cosas que había hecho la chica, como hablar mal de la compañera, pedirle que le contara cosas personales de ella, inventarse cosas, etc. Un día que estaba en Barcelona con una amiga, decidió llamar a su agresor, para pedirle que le devolviera una camiseta que le hizo a mano para su cumple. Ese día, le devolvió la camiseta, y quiso arreglar las cosas. Ella, que desde un primer momento sabía por qué camino iba, le preguntó que porque le había explicado lo de la bulimia. Le dijo que lo había dicho para defenderla, que su “amiga” le pedía que le contara cosas sobre ella y él lo hacía. Obviamente no lo hizo para defenderla, sino para hacer daño. Él empezó a decir que tenía razón con que la chica le manipulaba para salir con él -como ella le había avisado-, ridiculizó a esta delante suya y de una amiga que le acompañaba. A partir de ese día, siguió hablándole por whatsapp. De nuevo comenzó a contar cosas que había hecho la chica. A partir de ese momento, continuó hablando por whatsapp durante un tiempo. Como le hablaba constantemente, terminó por dejarle siempre con el tick azul. Fue así hasta que un día le pidió que dejara de hablarle, cosa que él ignoró, y a lo que la compañera contestó que no quería hablar con él, que le había violado, y no quería saber nada más de él. Negó haberla violado, justificándose con que ella iba borracha, que no podía acordarse y que le acusaba de algo muy serio. Siguió queriendo mantener conversaciones con ella aun habiéndole dicho que no le hablase, hasta que un día, al fin, se cansó.

Por todo esto pedimos su expulsión del grupo “Mike el pollo sin cabeza”, que se le prohíba la entrada a todo espacio liberado y/o político, no solo de Barcelona (ciudad en la que vive) y del territorio que ocupan els Països Catalans, si no de toda la Península Ibérica. ¡¡¡Fuera machistas del movimiento!!! ¡¡¡Con traje o con cresta tu agresión tendrá respuesta!!!

Actualización del comunicado 14/11/16

Más de un año después de lo sucedido, el día 14 de Noviembre de 2016 la compañera vuelve a recibir una agresión verbal por parte del agresor. Habiendo cortado toda relación, el agresor le llama por skype el 13 de Noviembre, la compañera, le pregunta los motivos de la llamada y él le contesta al día siguiente, 14 de Noviembre, que se le fue la olla, nuestra compañera harta le dice que si quería burlarse de ella y que la deje en paz o que se atenga a las consecuencias y él le contesta “De qu vas payasa?” “Deixam star tu”. Creemos que es importante añadir esta agresión también, ya que no ha tenido bastante con lo que hizo hace un año, si no que aún tiempo después sigue culpándole a ella, cuando lo que la compañera quiere es no volver a hablar, ver y en general no volver a tener ninguna relación con el agresor.

Colectivos que firman el comunicado:

K.A.C.K ( Kolectiu Anti-Civilització del Kamp)

Distribuidora Antikomercial Akracia

Revuelta Violeta

Hijas de nadie (Cádiz)

Meliades (Elche, Alicante)

Medusas (Cantabria)

Femitroopers (Estatal)

Siemprevivas

Scum Girls Madrid

Patriaurkatua – patriahorcado (Lizarra – Navarra)

Distribuidora Anarquista Polaris (Pontevedra)

A.F La Caracola (Madrid)

Iruñeko Ekintza Antiespezista (Iruñea—Pamplona/ Navarra)

La Rebelión de las Palabras (Pontevedra)

Las Lilas (Valencia)

Lavanda Libre (Múrcia)

Distribuidora Peligrosidad Social (Madrid)

El Colectivo Lilith

El Viso (Madrid)

Nada- Rap Anti autoritario Madriz

Hora Violeta (Reus)

C.S.O La enredadera de Tetuan

Cau de llunes (Tarragona)

Juventudes Libertarias Valencia

Amenazas a la compañera por amigas del agresor:

 

Amenazas a una amiga de la compañera por el agresor:

IMG-20170514-WA0020

Jornadas Antirrepresivas Mayo

Continuamos con las Jornadas Antirrepresivas, La Mandrágora nos cede su espacio tres días más, los tres primeros martes del mes de mayo, el 2, 9 y 16 de mayo. Recordaros que todo el dinero irá destinado al compañero Iván (leer más abajo).

El menú de los tres días será:

– Hamburguesas
– Bocadillo de seitan con cebolla
– Bocadillo de tortilla de patata con y sin cebolla
– Bocadillo de choriveganos
– Bocadillo de pimiento con cebolla
Todo acompañado de patatas fritas, y dos tipos de bizcocho de postre.

https://www.facebook.com/events/412141232501502/

Cartel-Jornadas-Iván(1)

 

¡AYÚDAME A SER LIBRE!

Todo empezó hace 4 años, cuando mi madre se quedó sin trabajo. Así daba comienzo un período de 2 años largos, en los que cada día las cosas en casa iban a peor. En casa vivíamos cuatro personas, la pareja de mi madre trabajaba en una fábrica y esta cerró y envió a todos los trabajadores a “mejor vida”… La chica con la que estaba en ese momento buscaba con su familia que, a través de la PAH, les concedieran la “dación en pago” de la casa, si no, serían desahuciados. Llegó el día en que, con 19 años, abrí la despensa de mi casa y no había nada. Así repetidas veces, estaba vacía. Entonces, ¿qué cojones podía hacer yo? No me quedaba nada. No teníamos nada. Solo podía hacer eso que leíamos en los libros de Historia de España en Bachiller, tirarme a la calle a gritar y a manifestarme como el miserable que era.

Así que, si no recuerdo mal, un 18 o 19 de julio, la PAH (Plataforma Afectados por la Hipoteca) convocaba una concentración delante de la sede del PP en Valencia. Me pasaron la info por Whatsapp, mi novia iba, yo decidí sumarme también (con un amigo).Al llegar a la concentración, la gente estaba animada y, después de un buen rato, se cortaron las calles y la gente se marchó hacia el paseo de la Petxina, sin ningún incidente ni altercado, eso sí, bien rodeados de policía. Me quedé fuera de la multitud y, por no dejar solo al amigo con el que fui, crucé el cordón policial con beneplácito de esta, y ahí fue cuando todo se complicó. Tuve unas palabras, solo unas palabras, con un hombre policía, por estar desesperado, le dije que si las leyes eran injustas había que cambiarlas… No le gustó demasiado.

Al rato de estar hablando con él, apresaron a una mujer de la edad de mi madre, estaban golpeándole en las piernas. Justamente cuando yo estaba empezando a gritar por los golpes a la mujer, el policía se puso delante de mí con una libreta, diciendo que ahora iban a proceder con mi detención, y sin darme tiempo a reaccionar ni a hacer nada, tenía a dos hombres el triple de grandes que yo, uno cogiéndome por el cuello, pasándome el brazo por detrás, pegándome puñetazos en la cara, otro haciéndome una llave de defensa en el brazo izquierdo (todo esto por detrás de mí) y un tercero tirando del pañuelo que yo llevaba el cuello y que me hacía mucho daño. Entre golpes me llevaron detrás de las furgonas, donde me tiraron al suelo. Estando yo boca abajo, me pegaron patadas y se tiraron encima de mí unos 6 o 7 policías, golpeándome con las rodillas la espalda y las piernas, recuerdo que uno solo me cogía la cabeza y que me tenía bien apretado contra el suelo, recuerdo el asfalto asfixiante y sus rodillas demoledoras encima de mí, sobre mi cara deshecha. Estaban intentando esposarme y yo no me resistía, recuerdo decirles muchas veces: “estoy tranquilo, estoy tranquilo, me ahogo, dejadme respirar por favor”, quería morirme, sentía como si me quemara el pecho por dentro. Cuando me esposaron, me sentaron, y ahí fueron pasando todos mirándome y riéndose. Se burlaban de mí.

Me levantaron los antidisturbios y me pusieron contra el furgón, y yo miraba en dirección a la manifestación. Un policía vino y se puso a gritarme que me iba a matar si no miraba hacia otro lado. Me subieron al coche con otro chico detenido y de ahí a la comisaría, el poli que iba de copiloto tenía ganas ya de acabar su turno. Al policía que iba de conductor se le veía bastante responsable, atento y preocupado por nosotros. Dentro de comisaría estuvieron haciéndonos preguntas (otros policías), nos vacilaban y después iban de amigos, nos tenían mareados. No dije demasiado. Tenía un dolor de cabeza impresionante. Nos desnudaron, nos hicieron fotos ya vestidos y sacaron todas nuestras huellas dactilares.

En el médico, nos inspeccionaron siempre con un policía delante, mirando el parte y lo que nos examinaba. A las 4 de la mañana fuimos a declarar y al forense. El forense no me hizo demasiado caso, me decía que los dolores que tenía en la espalda se irían en unas semanas durmiendo sin cojín… Le decía que la tenía deshecha… El forense me ofreció un ibuprofeno que cogí pero que no me tomé, quería recordar el dolor que tenía. Al salir del juzgado, esposado, vi a mi madre, se le deshizo el corazón. No me dejaron acercarme, le grité: “¡Te quiero, mamá!”. Otra vez a comisaría. 7

Ahora, cuatro años después, solo me queda decir que este sufrimiento que han sembrado en mí, esta mierda de castigo, yo no me lo merezco. ¿Qué culpa tengo yo de haber nacido de familia pobre? No tengo paz. No la encuentro en nada, solo en el activismo político encuentro una forma de luchar. No tengo dinero para pagarle al abogado, pero es un tío que se porta muy bien. No soy capaz de tirar adelante sin el apoyo de la gente que quiero. ¿Qué hago? ¿Qué puedo hacer? Necesitaba escribir esto. Contarte las mil noches que he pasado en vela porque el corazón me iba tan rápido que no podía dormir, pensando en aquellos gritos. Me despierto pensando en aquellos policías pegándome y riéndose de mí, es el miedo quien me ha dominado.

Tengo que pagar una multa de 8000 euros en los próximos dos meses, en caso contrario, me enfrentaré a la pena de prisión. Si mi historia te ha llegado dentro, por favor hazla tuya y difunde este escrito, ayúdame a ser libre.

¡¡¡Muchas gracias, salud y libertad!!!

AJUDA’M A SER LLIURE!

Tot començà fa 4 anys, quan la meua mare es va quedar sense feina. Així es donava inici a un període de 2 anys llargs, en els què a cada dia que la situació passava, a casa les coses anaven pitjor. A casa vivíem quatre persones, la parella de ma mare treballava en una fàbrica, i aquesta va tancar i va enviar a tots els treballadors a “millor vida”… La xicona amb la què estava en aquell moment, buscava amb la seua familia que a través de la PAH, els concediren la “dación en pago” de la casa, si no, seríen deshauciats. Arrivà el dia, en què jo, amb 19 anys, vaig obrir la despensa de ma casa, i no hi havia res. Així repetides vegades, estava buida. Llavors, què collons podia fer jo? No em quedava res. No teníem res. Només podia fer allò què llegíem als llibres d’Història d’Espanya al Batxiller, tirar-me al carrer a cridar i a manifestar-me com al misserable què era.

Així que si no recorde mal, un 18 o 19 de Juny o de Juliol, la PAH (Plataforma Afectats per la Hipoteca) convocava una concentració davant la sede del PP a València. Em van passar la info pel whatsapp, la meua nòvia anava, jo vaig decidir sumar-me també (amb un amic). Al arrivar a la concentració, la gent estava animada i passada una bona estona, es van tallar els carrers i la gent va martxar cap al passeig de la Petxina, sense cap incident ni altercat, aixó sí, ben rodejats de policia. Em vaig quedar fora de la multitud, i per no deixar sol a l’amic amb el què vaig anar, creuí el cordó policial amb beneplàcit d’aquesta, i ahi fou on tot es va complicar. Vaig tenir unes paraules, només unes paraules amb un home policia, per estar desesperat, vaig dir-li que si les lleis eren injustes hi havia que canviar-les… No li va agradar molt.

Al temps de parlamentar amb ell, van apressar una dona de l’edat de ma mare, estaven colpejant-li les cames, justament quan jo estava començant a cridar pels colps a la dona, el policia es va clavar davant meua, amb una llibreta dient que ara anàven a procedir a la meua detenció, i sense donar-me temps a reaccionar ni a fer res, tenia a dos homes el triple de grans que jo, un agafant-me pel coll, passant-me el braç per darrere, pegant-me punyades a la cara, altre fent-me una clau de defensa al braç esquerre (tot açó per darrere meua) i un tercer tirant del mocador que duia al coll i que em feia molt de mal. En el moment en què va passar açó vaig deixar el meu pes mort, no vaig voler fer res, sabia que si reaccionava d’alguna manera seria pitjor. Així què entre colps em van dur darrere les furgones, on em van tirar al piso, estant jo pantxa per avall, em van pegar patades i es van tirar damunt meua uns 6 o 7 policies, colpejant-me amb els genolls la esquena i les cames, recorde que un només m’agafava el cap i que em tenia ben apretat contra el sòl, recorde l’asfalt asfixiant i els seus genolls demoledors a sobre meua, sobre la meua cara desfeta. Estaven intentant esposar-me i jo no em resistia, recorde dir-los moltes vegades, “estoy tranquilo estoy tranquilo, me ahogo, dejadme respirar por favor”, volia morir-me, sentia com si me cremara el pit per dins. Quan em van esposar, van sentar-me, i ahi van anar passant mirant-me tots i rient-se. Es burlaven de mi.

Em van alçar els antidisturbis i em van possar contra un furgó, i jo mirava en direcció cap a la manifestació. Em pujaren al cotxe amb altre xic detés i d’ahi cap a comissarìa, el poli que anava de copilot tenia ganes ja d’acavar el seu torn. El policia què anava de conductor, se’l veia prou responsable, atent i preocupat per nosaltres. Dins de comissaria estigueren fent-nos preguntes (altres policies), ens vacilaven i després anaven d’amics, ens tenien maretxats. No vaig dir massa. Tenia un dolor de cap impressionant. Ens van despullar, ens van fer fotos a tot ja vestits i van traure totes les nostres ditades.

En el metge, ens van inspeccionar sempre en un policia davant, mirant el part i el què ens examinava. Tenien pressa. A les 4 del matí anarem a declarar i al forense. El forense no em va fer molt de cas, em deia que els dolors que tenia a l’esquena se’n anirien en unes setmanes dormint sense coixí… Li deia que la tenia desfeta… El forense em va oferir un ibuprofeno que vaig agafar però que no em vaig prendre, volia recordar el dolor que tenia. Al eixir del jutjat, esposat, vaig veure la mare, se li va desfer el cor, joder com recorde aquella imatge. No em deixaren arrimar-me, li vaig cridar “ Te vuic mamà!”. Altra vegada a comissaria.

Ara, quatre anys després, només em queda dir què aquest sofriment que han sembrat en mi, esta merda de càstig, jo no me’l mereixc. Quina culpa tinc jo d’haver nascut de familia pobra? No tinc pau. No la trobe en res, només en l’activisme polític trobe una forma de lluitar. No tinc diners per pagar-li a l’advocat, però és un tio que es porta molt bé. No sóc capaç de tirar cap endavant sense el recolzament de la gent que estime. Què faig? Què puc fer? Necessitava escriure açó. Contar-te les mil nits què he passat en vetla perquè el cor m’anava tant ràpid que no podia dormir, pensant en aquells crits. Em desperte pensant en aquells policies pegant-me i riguent-se de mi, és la por la que m’ha dominat.

He de pagar una multa de 8000 euros en els propers dos mesos, en cas contrari, hauré d’anar a pressó. Si la meua història t’ha aplegat a dins teu, per favor fes-la teua i difón aquest escrit, ajuda’m a ser lliure.

Moltes gràcies, salut i llibertat!!!