Capitalismo de Estado. Paul Mattick

“Un auténtico capitalismo de Estado es sin duda algo más que tendencias capitalistas del Estado, o empresas del Estado, o incluso el control del Estado en una sociedad burguesa bajo otras formas de dominación. El capitalismo de Estado como un sistema social supone la expropiación de los capitalistas individuales, es decir, una revolución en las relaciones de propiedad.

Mientras que el modo de producción capitalista creció históricamente sobre la base de la propiedad individual de los medios de producción, la revolución rusa ha demostrado que bajo ciertas condiciones, el modo de producción capitalista puede seguir existiendo a pesar de que los propietarios individuales se eliminan y se sustituye por aparato explotador colectivo donde las fábricas no son propiedad del capitalista “X” o “Y”, pero que son “controlados” (es decir, de propiedad) por el Estado (es decir, las clases controladoras).

La revolución rusa cambió las relaciones de propiedad, reemplazando propietarios individuales por los bolcheviques y sus aliados, sustituyendo nuevas frases “revolucionarias” por las viejas consignas, montando la hoz y el martillo sobre el Kremlin, donde el águila zarista estuvo una vez, pero la toma del poder bolchevique no cambió el modo de producción capitalista. Es decir, bajo los bolcheviques, sigue existiendo, como hasta la fecha, el sistema del trabajo asalariado y la apropiación por la clase explotadora de la plusvalía que genera beneficios. Y, lo que se hace con dicha plusvalía es exactamente lo que hacía con ella bajo el sistema de los capitalistas individuales, permitido, por supuesto, por el carácter especial del capitalismo de Estado.

Dicha plusvalía se distribuye de acuerdo a las necesidades del capital total en aras de su acumulación y de salvaguardar el aparato estatal capitalista mediante el aumento de su poder y prestigio.

Sólo un cambio en el modo de producción puede traer el socialismo, de lo contrario, por lo que a los trabajadores se refiere, solo habrán intercambiado un conjunto de explotadores por otro. En las condiciones de acumulación del capitalismo de Estado, el desarrollo de las fuerzas productivas por el trabajo asalariado está ligado, como en el caso del “capitalismo regular”, con un aumento de la apropiación de la plusvalía, con una mayor explotación, y por lo tanto con el desarrollo de nuevas clases, nuevos intereses creados con el fin de continuar con este proceso, dado que la clase obrera no puede explotarse a sí misma.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s