Evolución y revolución. Plejanov

“Según ellos [los evolucionistas modernos], una revolución no es compatible con la evolución: historia non facit saltum.  Si a pesar de esta sabiduría de la historia se han producido revoluciones, y grandes revoluciones, el hecho no suscita la curiosidad de ellos: se mantiene la teoría  y tanto peor para las revoluciones que perturban el reposo: se las tiene por “enfermedades”. Ya el idealismo dialéctico condenó y combatió esta terrible confusión de ideas. Hegel decía respecto de la fórmula arriba mencionada:

<No hay salto en la naturaleza, se dice: y la imaginación corriente, cuando se ve forzada a concebir una génesis o un proceso de desaparición, cree haberlos comprendido cuando se los representa como una aparición o una desaparición progresivas.  Pero la dialéctica muestra del modo más claro que las transformaciones del ser no son solamente el pasaje grosso modo de un quantum a otro quantum, sino por el contrario, una transición de lo cuantitativo a lo cualitativo y recíprocamente, un cambio de naturaleza que representa una ruptura de lo progresivo y un cambio cualitativo en relación al ser que existía previamente. Así, el enfriamiento no solidifica el agua progresivamente, haciéndole tomar una consistencia espesa que poco a poco irá endureciéndose hasta llegar a la consistencia del hielo, sino que el agua se solidifica, por el contrario, de golpe. Cuando ya ha alcanzado el grado de congelación y no se encuentra agitada, tiene aún toda su fluidez, y un sacudimiento insignificante la lleva al estado sólido.  En el fondo del carácter progresivo de la génesis de un fenómeno existe la idea de que lo que nace ya está presente de modo sensible, o bien en general, de modo real. Aún es imperceptible  tan sólo en razón de su pequeñez, del mismo modo que en el fondo del carácter progresivo de la desaparición de un fenómeno está la idea de que el no ser o el otro toman su lugar y están igualmente presentes – aunque no son aún perceptibles – , la palabra “presente”  no se toma ya en el sentido de que lo otro está contenido  en sí en lo otro que está presente, sino que está presente en tanto existencia y es tan sólo imperceptible.>

Por lo tanto: 1º. Lo propio de todo acabado es la negación de sí mismo, la capacidad de transformarse en su contrario. Esta transformación se produce tan sólo con ayuda de la naturaleza peculiar de cada fenómeno: cada fenómeno contiene las fuerzas que darán nacimiento a su contrario.

2º. Los cambios cuantitativos progresivos de un contenido dado se transforman finalmente en diferencias cualitativas. Los momentos de este proceso son momentos de salto, de ruptura de lo progresivo. Se comete un grave error si se cree que la naturaleza o la historia no proceden por saltos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s