Crónica de la concentración en Valencia en apoyo a Gamonal.

Rara es la vez en la que puede explicarse un conflicto simplemente con lo que sucede durante el transcurso de este. En este caso, para comprender lo ocurrido en Gamonal, debe conocerse la situación del barrio burgalés en los últimos años.

Un hecho a destacar sobre la ciudad de Burgos en los últimos años es la gran corrupción urbanística, siendo esta causa del elevado precio de las viviendas y de despilfarro del gasto público. Si se quiere poner rostro a esta corrupción no hay más que recurrir a Miguel Méndez Pozo, conocido como “El Jefe de Burgos”, propietario de varias constructoras, inmobiliarias y el grupo de comunicación Promecal. Su estrecha relación con dirigentes políticos en el ayuntamiento le permitía manejar la política urbanística de la ciudad, enriqueciéndose gracias a los privilegios de los que disponía. El historial de Méndez Pozo cuenta con varias estafas, por lo que la adjudicación del proyecto del bulevar de Gamonal a una de sus constructoras levantó sospechas entre los vecinos. No se tardó en descubrir las irregularidades de esta adjudicación, por lo que se destapó un nuevo caso de corrupción urbanística. Lo que diferenciaba este caso de los demás era que este no se había llevado a cabo todavía, por lo que era posible evitarlo.

Comenzó la organización en el barrio. Numerosos colectivos se coordinaron para realizar durante meses recogida de firmas, concentraciones y demás acciones para exigir la paralización de las obras. Nada de esto sirvió, por lo que los vecinos de Gamonal comenzaron a plantearse otras formas de hacerse escuchar. Poco a poco la crispación entre los vecinos fue creciendo y las protestas tomaron un carácter de enfrentamiento contra las fuerzas represivas del Estado, las cuales, mediante su papel defensor del poder económico, habían intentado frenar durante todo ese tiempo la protesta ciudadana. El día diez de enero cambió la situación. Los vecinos, hartos de la corrupción urbanística, de la indiferencia del poder político ante sus peticiones y de la represión sufrida durante esos días, decidió responder a la violencia institucional.

Viendo la situación, la policía decidió enviar desde Madrid otros cien antidisturbios para frenar las protestas. Ante esto, un sentimiento de solidaridad hacia los vecinos de Gamonal se extendió por todas partes. Con el fin de evitar el envío de antidisturbios a Burgos, así como para mostrar apoyo, se convocaron concentraciones en numerosas ciudades.

Entre ellas, una de las convocatorias era en Valencia, a la cual asistimos como colectivo.

Esta fue el día diecisiete de enero, a las siete y media de la tarde en la Plaza del Ayuntamiento. En ella se reunían diferentes colectivos e individualidades para demostrar su apoyo a Gamonal y su lucha vecinal organizada contra la corrupción y las fuerzas represivas del Estado. Al principio no había una gran masa de gente, pues no era una convocatoria multitudinaria. Especialmente visibles eran CGT, la Asamblea Antirrepresiva 15M, plataforma Salvem el Cabanyal y Juventudes Libertarias, debido a que eran las agrupaciones que llevaban pancartas. Se hizo notar que Gamonal, por parte de las diferentes organizaciones, tenía el total apoyo de la plaza. “Como en Gamonal, organización vecinal” se leía en la pancarta de Juventudes Libertarias, dejando claro que buscamos la organización total de la clase trabajadora, tanto en el trabajo, en las escuelas, universidades y barrios para combatir de mejor manera las injusticias. La aceptación de la gente al leerlo era casi instantánea, mucha gente sacó fotos a la pancarta y mostró a lxs miembrxs de Juventudes su apoyo a esa idea. Después de tantísimas fotos a las diferentes pancartas, se decidió, al menos, dar una vuelta por la plaza, momento en que se sumó algún colectivo más, como es el caso de CJC. Sin embargo, debido a la cantidad de gente que durante el recorrido se había sumado a la comitiva, se decidió salir de la Plaza para manifestarse por gran parte de Valencia.

Poco a poco, lo que había comenzado como una concentración de pocas personas, apenas un centenar, se convirtió en una manifestación masiva de miles de personas por las calles de Valencia, pasando por las más emblemáticas e importantes, como la calle Colón, el río o la Plaza de toros/Estación del Norte, cortando el tráfico. Durante el recorrido, a la gente de Juventudes se la oyó en todo momento, pues con los ánimos caldeados y con la comprensión de la situación en Gamonal y su apoyo total a la respuesta vecinal, se coreaban distintas rimas que hacían que más de una persona que paseaba por la calle se parara y observara el paso de la manifestación. Un momento especialmente intenso fue cuando la manifestación transcurría por la Pizzería Ñam Ñam en dirección a la Plaza de la Reina, pues CNT Valencia se encontraba protestando frente al establecimiento, y al paso de Juventudes Libertarias, las consignas de ambos colectivos se hicieron una, “Aquí y en Gamonal, lucha hasta el final”. No hubo antidisturbios durante el recorrido de la manifestación, por lo que esta acabó siendo muy pacífica, al margen de un par de contenedores volcados y varias pintadas en diferentes edificios afines al sistema exigiendo la liberación de los detenidos. A la noche, la manifestación derivó en disturbios,  por los cuales fueron detenidas cuatro personas, siendo puestas en libertad al día siguiente durante una concentración frente la Ciudad de la Justicia.

Al llegar a casa tras la manifestación y buscar información sobre cómo había ido en el  resto de ciudades nos encontramos con una sorpresa: el alcalde de Burgos había decidido paralizar definitivamente las obras del bulevar. Un pequeño matiz: no fue él quien decidió paralizarlas, fue la organización vecinal y el enfrentamiento directo con las fuerzas represivas lo que le forzó a hacerlo, pues recordando una cita de Malatesta, “El límite de la opresión del gobierno es la fuerza que el pueblo se muestra capaz de oponerle”.

Podemos concluir este conflicto como una victoria, no como hecho concreto, sino por hacer visible un esbozo del método que debe seguir la clase trabajadora para hacer realidad sus objetivos, la organización y la acción directa.

Captura de pantalla 2014-01-20 a las 21.44.05

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s