Arte y anarquismo.

!Justicia en sociología, armonía en arte: la misma cosa […] El pintor anarquista no es aquel que representa cuadros anarquistas, sino quien sin preocupaciones de lucro, sin deseo de recompensa, lucha con toda su individualidad contras las convenciones burguesas y oficiales por una aportación personal […] El tema no es nada, o al menos no es nada más que una de las partes de la obra de arte, no más importante que los otros elementos, colores, dibujo, composición, etc. Cuando el ojo sea educado, el pueblo verá en los cuadros otras cosas que el tema. Cuando exista la sociedad que soñamos, cuando se haya desembarazado de los explotadores que la embrutecen, el trabajador tendrá tiempo para pensar e instruirse. Apreciará las diversas cualidades de la obra de arte”.

Paul Signac.

Estudiante de arquitectura, decide interrumpir su formación para dedicarse en exclusiva al mundo del arte. Atraído por los aires renovadores del impresionismo, especialmente influido por Claude Monet(Comenzó a interesarse por el manejo del pincel tras visitar una exposición de Monet en 1880), en segundo término tomó a Georges-Pierre Seurat como referente y su teoría del denominado: “contraste simultáneo” como base para establecer los puntos cardinales que determinan su estilo y evolución. Fallecido su mentor en 1891, éste pasó convertirse en la bandera del llamado puntillismo y a su vez en la voz “autorizada” del neoimpresionismo. Escritor e intelectual, además de artista, en 1899 publicó un pormenorizado trabajo en el que mostraba las claves de los principios teóricos de su método: De Eugene Delacroix al neoimpresionismo. Amante de la navegación, estableció el puerto de Saint-Tropez como amarre idóneo para captar en sus lienzos la luz, ambiente y vida surgida entorno al mar. Dueño de un estilo dominado por la luminosidad, el juego yuxtapuesto de las pinceladas y una tumultuosa muestra del color, siempre quiso mostrar unos cuadros ajustados estrictamente a la realidad, tal y como hizo su maestro: “Seurat mira, compara, entorna los ojos ante los juegos de luz y sombras, percibe el contraste, distingue el reflejo y juega un buen rato con la tapa de la caja que le sirve de paleta, luchando con la materia como lucha con la naturaleza”. Participó en la fundación del Salón de artistas independientes junto a Georges Seurat y Odilon Redon en 1884, del que en un futuro sería presidente. Inicialmente se alineó con los impresionistas, pero después de conocer a Georges Seurat en 1884 se adscribió, como artista y teórico, al neoimpresionismo o puntillismo. En sus obras plasmó sobre todo escenas marineras (puertos, veleros, faros), primero con un puntillismo estricto y después con un toque más amplio, proporcional a las dimensiones del cuadro. Son sus obras de estilo más libre, menos riguroso, las que revisten mayor interés y las que cautivaron de forman singular a Matisse. Dos cuadros, “El palacio de los Papas” y “La entrada al puerto de La Rochelle”, evidenciaron su creciente interés por la luz y los colores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s